Compartir

Cómo cultivar espárragos

Por Pablo Roca. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo cultivar espárragos

El espárrago es uno de los vegetales que más acompaña nuestros platos. Está compuesto de un 90% de agua y muy pocas calorías, por lo que es una buena opción para llevar una dieta sana y equilibrada o perder unos kilos. Entre sus beneficios destaca el efecto antioxidante, eficaz contra los radicales libres que se acumulan en el organismo. El cultivo de espárragos requiere conocer algunos aspectos básicos para que este proceso se lleve con éxito y obtengamos los resultados esperados. Lo primero que debes saber es que los espárragos necesitan tiempo y espacio para crecer, por lo que si estás pensando en plantarnos en casa debes tener un espacio habilitado para ello. Si no sabes cómo cultivar espárragos y te gustaría saber más acerca de este proceso, en unComo te lo explicamos paso a paso.

También te puede interesar: Cómo plantar espárragos

El lugar adecuado

Los espárragos no pueden crecer en cualquier terreno. En función de dónde vivamos, las condiciones climáticas serán distintas y es posible que no sean las adecuadas para el cultivo de este vegetal. Aquellos lugares más apropiados son los que tienen inviernos fríos, en los cuales la tierra lleva a congelarse, o veranos muy secos. Sin embargo, esta planta es bastante resistente y se adapta a diferentes climas.

Tipos de espárragos

Debemos tener claro cuáles son las diferentes variedades de espárragos que podemos cultivar:

  • Espárragos trigueros. Son la variedad silvestre caracterizada por ser de color verde.
  • Espárragos cultivados. Son los que podemos cultivar. Tienen un cuerpo más grueso y corto que los trigueros. Dentro de este grupo podemos diferenciar entre los blancos y verdes. Son primeros se cultivan bajo tierra y no reciben la luz directa del sol. Mientras que los segundos se cultivan al aire libre y no se cubren, por lo que adquieren un color verde al recibir la luz del sol.
Cómo cultivar espárragos - El lugar adecuado

¿Semillas o raíces?

Debemos empezar decidiendo si plantaremos las semillas o las raíces. Esta decisión influirá en la cantidad de tiempo que los espárragos tardan en germinar y brotar y así como en desarrollarse.

  • Semillas. Las semillas de espárragos necesitan 3 años de cultivo antes de que puedan cosecharse. Durante la primera temporada, los semillas brotan, y después requieren de 2 años para poder desarrollar sus raíces en la arena. Si elegimos esta opción debemos iniciar la siembra en enero.
  • Raíces. Cuando nos decantamos por plantar directamente las raíces nos saltamos un año del proceso, empezando por la etapa de arraigado. En caso de elegir esa opción, las coronas de espárragos deben plantarse después de las heladas para evitar daños en la planta.

Otro aspectos a tener en cuenta es si queremos llevar a cabo una gran producción de espárragos o si tan solo pretendemos plantar unos metros cuadrados en nuestro jardín. El primero necesitará un trabajo mucho más arduo, puesto que el terreno será más extenso.

El lugar para plantar los espárragos

Este vegetal requiere de suelos profundos, frescos y con buen drenaje. Un drenaje inadecuado puede producir la muerte de las raíces. No debemos utilizar suelos pedregosos porque podrían dañar las cabezas de los rallos tiernos cuando estos crecen. Debes elegir bien el lugar donde cultivas los espárragos, puesto que pueden crecer durante varios años y trasplantarlos puede suponer la muerte de la planta.

  • Dejar 40 cm de espacio entre cada espárrago.
  • En el caso de realizar la siembra en una sola hilera es recomendable dejar 60 cm de ancho.
  • Si queremos cultivar espárragos en una doble hilera debemos dejar unos 90 cm de ancho.
  • Tener en cuenta que los espárragos pueden llegar alcanzar 1,5 m de altura pudiendo sombrear otras plantas.
  • Abonar con unos 5 cm de composta antes del trasplante, puesto que el espárrago requiere de fósforo.
  • Cavar hoyos de 10 cm de profundidad y 25 cm de ancho en el suelo.
  • Cubrimos las coronas o semillas con tierra tratando de no pisarlas.

El pH adecuado de la tierra debe de ser de entre 6,5 y 7,8.

Cómo cultivar espárragos - El lugar para plantar los espárragos

Cuidados de los espárragos

El riego

Una vez hemos cultivado los espárragos debemos saber cómo regarlos durante todo el proceso. Esta hortaliza necesita un riego abundante, pero es muy importante evitar que se produzcan encharcamientos o la planta morirá.

  • Regamos justo después de haber plantado los espárragos.
  • Procurar que el terreno esté siempre húmedo, sin que se produzcan encharcamientos.
  • La mejor opción es hacerlo mediante el sistema de goteo, ya que asegura una humedad constante. Si no disponemos de goteo podemos utilizar el riego de gravedad.

La poda

Para asegurar un correcto crecimiento de los espárragos debemos eliminar frecuentemente las malezas. Este proceso debe hacerse a mano y con sumo cuidado para no dañar la planta. Es recomendable retirar la maleza cuando es pequeña.

Recolección de los espárragos

Como hemos explicado con anterioridad, los espárragos tardan 4 temporadas en producir turiones adecuados para su consumo o venta. Tras este período, es posible empezar la recolecta y alargar la misma hasta los 10 años.

La recolección de los espárragos se inicia en primavera y puede extenderse hasta verano. En el caso de los espárragos blancos la recolecta se lleva a cabo manualmente mediante cortadoras afiladas especializadas. Por otro lado, los espárragos verdes puede realizarse mecánicamente, algo necesario e cultivos muy extensos.

Cómo cultivar espárragos - Cuidados de los espárragos

Vigilar las plagas y enfermedades

Una vez hemos cultivado los espárragos hay que controlar las plagas que pueden llegar a amenazar el crecimiento de nuestra planta.

  • Escarabajo del espárrago. Habitan las plantas que rodean los espárragos e invaden sus hojas y tallos.
  • Mosca del espárrago. Es una plaga específica del espárrago cuyas larvas crean túneles que alcanzan la corona y la ensanchan. Los talles se marchitan y la planta da debilitándose.
  • Mosca de los sembrados. Produce el mismo efecto que la anterior.
  • Gusano del alambre. Se come las raíces, corona y yemas.
  • Gusano blanco. Puede destruirla planta al comer sus raíces, rizomas, yemas y turión.
  • Miriápodos. Crean pequeños orificios en los turiones, y si la plaga es muy extensa puede producir estrías.
  • Pulgón de espárrago. Es un un pulgón de color verde grisáceo que habita los tallos y ramas.
  • Roya del espárrago. Es un hongo que se reproduce rápidamente generando manchas rojizas. Puede llegar a ocasionar debilidad en la parte externa de la planta haciendo que se seque.
  • Rizhoctonia. Otro tipo de hongo que puede acabar con tu cultivo de espárragos. Si aparece suele ser tras unos años de cultivo, atacando los rizomas y el tallo que está bajo tierra.

Comprar semillas o raíces de espárragos

Tanto las semillas como las raíces de espárrago pueden comprarse en tiendas especializadas. Acudir a uno de estos centros es buena opción para asesorarte mejor de las condiciones que necesitas a la hora de cultivar espárragos en función del terreno del que dispones y sus características. Las semillas suelen estar disponibles durante todo el año, mientras que las raíces están a la venta en primavera.

  • Las plantas de espárragos pueden ser macho o hembra. Las hembras producen semillas y no tienen tantos tallos como los machos.
  • Elige una variedad que sea resistente al óxido, como la "Mary Washington" o "Jersey".
  • En el caso de comprar raíces, opta por aquellas que presenten un color café grisáceo, grandes y esponjosas. Debemos comprarlas justo un día antes de su cultivo.
Cómo cultivar espárragos - Comprar semillas o raíces de espárragos

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cultivar espárragos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Jardinería y plantas.

Escribir comentario sobre Cómo cultivar espárragos

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Dora Inès Jimenez Carrdozo
Gracias por enseñarnos a amar la naturaleza y comer sano

Cómo cultivar espárragos
1 de 5
Cómo cultivar espárragos

Volver arriba