Compartir
Compartir en:

Cómo cultivar pepinos

Paso a paso
Valoración: 4,8 (345 votos)
54 veces compartido
 
Cómo cultivar pepinos

El pepino, cuyo nombre científico es Cucumis sativus, es una planta originaria de las regiones tropicales del sur de Asia que se ha cultivado en la India desde hace aproximadamente 3000 años y desde entonces se ha extendido por todo el mundo. Se trata de uno de los alimentos más saludables que nos ofrece la tierra, de hecho, es un vegetal imprescindible en cualquier dieta equilibrada y podemos considerarlo como un potente aliado de nuestra salud y bienestar, ya que contiene un 97% de agua, numerosas vitaminas, fibra y es rico en potasio.

Los pepinos son una hortaliza que requiere unos cuidados similares a los del tomate y se pueden plantar en huertos, macetas grandes o invernaderos y no necesitan excesivos cuidados, pero sí mucha luz solar y humedad. Asimismo, su consumo habitual ayuda a mantener en buen estado la piel y el sistema digestivo, entre otros beneficios. Si quieres saber cómo cultivar pepinos, sigue leyendo este artículo de unComo.com en el que vamos a darte algunas claves y consejos.

También te puede interesar: Cómo cultivar calabazas
Instrucciones:
1

Para cultivar pepinos, lo primero a tener en cuenta es que es necesario un suelo bien drenado, puesto que es muy importante que el agua no se estanque si queremos que la planta prospere. Para hacerlo bien, un mes antes de sembrarlos, debemos preparar el terreno arrancando de raíz todas las malas hierbas y arando la tierra con una profundidad entre los 30 y 50 cm, puesto que las raíces de esta planta requieren un mínimo de 30 cm de profundidad. Como la mejor época de siembra para esta hortaliza es en primavera, puedes empezar a preparar el suelo más o menos en febrero o marzo.

2

Puedes plantar las semillas de pepino en un invernadero o bien, en el suelo de tu huerto directamente. Esta planta crece de forma horizontal y puede ocupar mucho terreno, así que para su mejor desarrollo, si quieres sembrar varias plantas de pepino en el mismo terreno deberás dejar una distancia de unos 120 cm entre cada planta. De esta forma no compartirán tanta tierra y agua y crecerán mucho mejor, ya que los pepinos necesitan estar muy bien regados. Además, para que su crecimiento sea más óptimo conforme la planta crezca deberemos colocar un tutor, una caña de bambú u otro tipo de palo que sirva de guía al tallo principal. Para plantar las semillas no hace falta que el agujero que hagas en la tierra tenga demasiada profundidad, 10 centímetros de profundidad son suficiente para plantar sus semillas. Si has decidido plantar los pepinos en un invernadero pero todavía no lo tienes listo, te invitamos a que leas este otro artículo en el que encontrarás todo lo que necesitas para saber cómo hacer un invernadero casero. Si decides sembrar las plantas en invernadero puedes empezar a hacerlo a partir del mes de febrero, pero si lo haces en el huerto será ya a partir de marzo cuando es más óptimo el sembrado.

3

Cuando elijas las semillas de pepino que vas a cultivar, es bueno que tengas presente que existen muchas variedades de esta hortaliza y no todas ellas son comestibles, no obstante, dentro de aquellas que sí podemos consumir para nutrirnos podemos destacar los siguientes tipos:

  • Corona: posee una longitud entre 26 y 30 centímetros, cuando alcanza la madurez adquiere un color amarillo, pero se consume cuando está verde.
  • Ashley: es una variedad completamente ausente de sabor amargo, se recolecta cuando posee un color verde oscuro, pero al acabar de madurar se torna amarillo.
  • Pepinex: puede llegar a alcanzar una longitud de hasta 37 centímetros, es de color verde oscuro y no posee sabor amargo.
  • Pequeño verde de París: su longitud máxima es de 12 centímetros y se emplea normalmente para realizar encurtidos, como los pepinillos en vinagre.
  • Slice Master: está exento de amargor y se comercializa con un color verde oscuro aunque en la madurez posee un color amarillo, es completamente blanco en su interior.
  • Verde Calahorra: en la madurez es completamente liso y blanco, puede llegar a tener una longitud de 20 centímetros.
  • Verde largo inglés: se caracteriza por ser una variedad muy espinosa, posee un estrechamiento en el cuello y puede alcanzar una longitud de 28 centímetros.
  • Victoria: está exento de sabor amargo, y si bien se recolecta cuando es verde, en la madurez posee un color amarillo.
  • Plonner: su máxima longitud es de 11 centímetros, y al igual que la variedad pequeño verde de París, se destina principalmente a la realización de encurtidos.
4

La planta del pepino necesita recibir luz solar y humedad, concretamente, al menos 6 horas y hasta 12 horas diarias de luz directa para poder crecer adecuadamente. Así que a la hora de plantarla, escoge un lugar soleado donde reciba bastante luz natural que además le proporcione las elevadas temperaturas que necesita para un desarrollo óptimo. La temperatura que necesita esta hortaliza para vivir bien y proseguir su crecimiento oscila entre los 14ºC y los 40ºC, por debajo o por encima de estos grados la planta detiene su crecimiento. Para que la planta prosiga bien su desarrollo, los grados más adecuados son de 19ºC hasta 27ºC.

En cuanto a la humedad relativa la planta del pepino necesita un buen porcentaje, por lo que la humedad debe mantenerse entre un 60 y un 70%, no será bueno para su crecimiento ni una humedad menor ni una más elevada. Debes regar la planta del pepino con mucha frecuencia, puesto que debe estar húmeda siempre, pero sin olvidar que no debe quedar agua estancada en sus raíces, porque entonces le provocaremos enfermedades, como los hongos, y se pudrirá. Como se trata de un cultivo que hay que regar tanto en primavera como en verano te recomendamos que leas estos artículos para que aprendas cómo regar las plantas en verano y cómo regar las plantas en primavera.

5

Si vivimos en zonas donde el clima es más frío, en caso de heladas deberemos proteger los pepinos, puesto que al contener un alto porcentaje de agua pueden congelarse fácilmente y morir. Para hacerlo de una forma fácil y práctica te recomendamos que utilices una botella de plástico cortada por la mitad y la coloques sobre las plantas, así crearemos un efecto invernadero que las protegerá de las temperatura extremadamente bajas para su desarrollo óptimo.

Asimismo, debes tener en cuenta que para trasplantar la planta debe ser pequeña, puesto que si esta es muy grande correrás el riesgo de que se muera. Es preferible hacerlo cuando la planta es todavía bastante pequeña y no esperar más tiempo.

6

La recolección o cosecha de los pepinos debe hacerse cuando estos estén maduros, aproximadamente a las 8 semanas de haberlos plantado. No debemos dejar pasar más tiempo para que crezcan más, puesto que entonces se vuelven demasiado fibrosos y amargos, dejando de ser aptos para el consumo. Para cosecharlo bien deberemos arrancar el pepino con cuidado para no dañar el tallo y es muy recomendable utilizar guantes para así evitar reacciones urticarias producidas por las vellosidades de las hojas y los tallos de la planta. Tras su recolecta, ya podrás disponer de ellos para realizar fantásticos platos deliciosos aprovechando al máximo todo lo que esta hortaliza aporta a nuestro organismo.

7

Como información complementaria queremos añadir cuál es la morfología del pepino y su composición nutricional, de esta forma conocerás mucho mejor esta hortaliza que has decidido tener en tu huerto y aprovechar mejor sus beneficios de una manera más directa gracias a su frescura.

Las partes estructurales de los pepinos son las siguientes:

  • Hoja: con un largo pecíolo, gran limbo acorazado, con tres lóbulos más o menos pronunciados (el central más acentuado y generalmente acabado en punta), de color verde oscuro y recubierta de un vello muy fino.
  • Tallo: anguloso y espinoso, de porte rastrero y trepador, de cada nudo parte una hoja y un zarcillo, este último le permite trepar. En la axila de cada hoja se emite un brote lateral y una o varias flores.
  • Raíz: tiene un sistema radical muy vigoroso y consta de raíz principal, que se ramifica rápidamente para dar raíces secundarias muy finas (a 30 centímetros de profundidad), alargadas y de color blanco.
  • Flor: de corto pedúnculo y pétalos amarillos. Algunas variedades son monoicas, con flores masculinas y femeninas. Otras variedades son ginoicas, solo son flores femeninas y no requieren polinización; también hay variedades andromonoicas, con flores masculinas y hermafroditas.
  • Fruto: es un pepónide liso o áspero, dependiendo de la variedad, los hay desde color verde claro a verde oscuro. La cosecha se realiza antes de la madurez fisiológica. Su pulpa es acuosa de color blanquecino y las semillas están repartidas en su interior a lo largo del fruto.

Los beneficios del pepino derivan de las propiedades de su composición nutricional y, concretamente, 100 gramos de pepino nos aportan los siguientes nutrientes:

  • 13 calorías
  • 96 gramos de agua
  • 2, 7 gramos de hidratos de carbono
  • 0,8 gramos de fibra
  • 0,13 gramos de grasa
  • 0,69 gramos de proteína
  • 144 miligramos de potasio
  • 20 miligramos de fósforo
  • 14 miligramos de calcio
  • 11 miligramos de magnesio
  • 5,3 miligramos de vitamina C
  • 2 miligramos de hierro
  • 0,221 miligramos de vitamina B3
  • 0,079 miligramos de vitamina E
  • 0,042 miligramos de vitamina B6
  • 0,022 miligramos de vitamina B2
  • 215 IU (Unidad Internacional) de vitamina A

Si te ha sido de ayuda conocer cómo cultivar pepinos, seguramente te gustará leer este otro artículo en el que podrás descubrir cómo cultivar berenjenas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cultivar pepinos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Jardinería y plantas.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo cultivar pepinos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo cultivar pepinos
1 de 7
Cómo cultivar pepinos