Compartir
Compartir en:

Cómo gastar menos calefacción

Cómo gastar menos calefacción

Aguantar el invierno sin pasar frío y ahorrando en calefacción es posible. Tan sólo debemos quitarnos la idea de que lo normal es pasearnos por casa en manga corta cunado fuera iríamos tapados hasta arriba con la bufanda y el abrigo. Tan solo debemos tener ciertos consejos presentes y enseguida nos daremos cuenta de que podemos estar a una buena temperatura en casa sin abusar de la calefacción.

Así que, si te interesa saber cómo gastar menos en calefacción sin quedarte congelado, sigue leyendo este artículo unCOMO y toma nota de nuestros consejos.

También te puede interesar: Consejos para gastar menos este 2017

No apagues y enciendas el radiador

Aunque suene raro, apagar el radiador gasta más que dejarlo encendido. Los cambios de temperatura gastan mucha energía, porque el radiador, una vez apagado, tiene que volver a calentarse entero por encima de la temperatura ambiente.

Déjalo siempre en una temperatura constante y apágalo sólo cuando te vayas varias horas de casa. El resto del tiempo, cuando salgas, puedes dejarlo al mínimo. Se trata de que aprendas a ir jugando con la temperatura y, también, de que puedas moverte siempre en un clima de entre 19ºC y 21ºC grados durante el día y entre 15ºC - 17ºC por la noche.

Colocar un termostato es una buena opción para ahorrar calefacción, ya que él solo irá adaptando la temperatura de tu casa al nivel óptimo que necesitas para estar caliente (con el jersey puesto) sin gastar más de lo necesario.

Aprovecha las recursos de tu propia casa

Efectivamente, la temperatura del hogar no depende sólo del radiador, así que puedes mantener tu casa caliente en invierno sin abusar de la calefacción. Unas ventanas bien aisladas y de doble vidrio pueden ahorrarte hasta un 50% en calefacción.

Las puertas de los cuartos cerradas harán que la casa se caliente más rápido, porque reducirá el espacio de acción de cada radiador. Es decir, en vez de calentar un espacio grande y amplio entre todos, deja que cada radiador se ocupe de aclimatar su cuarto, y notarás el calor de una forma más intensa. Además, puedes seguir estos otros consejos para calentar una casa sin calefacción:

Aprovecha la luz del día

Durante el día, ventila la casa en las horas de máximo calor (mediodía) y deja que la luz que haya aumente la temperatura de los cristales, y sirva de calefacción natural. Hay que tener en cuenta que el sol de invierno no calienta mucho, pero por lo menos seguir este consejo te hará ahorrar en la factura de la luz.

Utiliza las persianas y cortinas

Cuando sea de noche, baja las persianas y corre las cortinas para evitar que entre el frío. Lo ideal es tener cristales gordos, pero si no los tienes, las persianas añadirán una capa de espesor al vidrio.

Además, el cristal se enfría muy rápido, y eso afecta mucho a la temperatura general de tu hogar. Correr las cortinas te servirá para impedir que la corriente entre directa en casa. Actúan a modo de "manta" para las ventanas y hacen de barrera al frío.

Revisa las pérdidas de calor en las rendijas

Dedícate 10 minutos a pasear por casa revisando todas las puertas y ventanas que den al exterior. Una rendija es lo peor que puede pasarte si quieres ahorrar calefacción en invierno.

Cuando las localices, tápalas con un poco de silicona o masilla para impedir que el frío pase a través de ellas. Y si son graves, arréglalas llamando a un especialista ya que la inversión vale la pena.

Escoge bien tu tipo de radiador

Básicamente, evita los radiadores eléctricos si quieres ahorrar energía. En cambio, escoge los que funcionan con gas natural o biomasa para reducir la factura. Son con diferencia la opción más económica debido a que la instalación es sencilla y el medio del que se alimentan es más barato que la electricidad.

Si no, la calefacción central es una buena forma de gastar menos, ya que todo lo que sea comunitario tiende a cortar por abajo. Eso sí, prepárate a tener una mantita lista o dos para cubrirte cuando estés en el sofá. De hecho, tener mantas por casa también es una buena forma de ahorrar en calefacción. Además es una sensación muy agradable la de acurrucarse con la manta en el sofá. Y si compartes piso es un momento que mejorará tu relación con tus compañeros, familia o pareja, ya que poco hay más íntimo que compartir una manta calentita cuando el frío y la lluvia apremian fuera.

Si te ha servido conocer cómo gastar menos en calefacción, puede que también te interese saber cómo elegir una calefacción para invierno.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo gastar menos calefacción, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mantenimiento y seguridad en el hogar.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo gastar menos calefacción

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo gastar menos calefacción
1 de 2
Cómo gastar menos calefacción