Compartir

Cómo lijar una pared rápido

 
Por Laura Ruiz. 21 enero 2019
Cómo lijar una pared rápido

Cuando realizamos obras en una casa o bien hacemos cambios en la decoración, es habitual tener que lijar una pared. Es un proceso que cuesta un poco de trabajo, aunque afortunadamente hay diferentes herramientas y sistemas que agilizan y hacen más fácil y cómodo el lijado. De todos modos, debes tener en cuenta que la dificultad del proceso va a depender de tu tipo de pared y del material que tengas a tu disposición.

Además, también es clave elegir bien la lija que se va a utilizar en función de la superficie. Para que no tengas dudas y todo el proceso sea más ágil, desde unCOMO te explicamos cómo lijar una pared rápido para que hagas tu reforma en el menor tiempo posible y sin cansarte demasiado. Tanto si te preguntas cómo lijar paredes gotelé, como si quieres saber cómo lijar paredes de yeso, a continuación te aconsejamos para que aprendas a elegir la mejor herramienta y te conviertas en un experto.

Cómo lijar una pared rápido

Para saber cómo lijar una pared rápido, lo primero en lo que hay que fijarse es en el tipo de pintura o material que hay que quitar. En función de este producto, se tendrá que utilizar una lija –hay diferentes modelos-, o bien utilizar otros sistemas para que la pared quede perfecta y preparada para pintar de nuevo, empapelar o lo que se quiera poner como decoración.

En función del material que se ha empleado en las paredes, podemos hablar de tres grandes sistemas para lijar una pared rápido:

  • Lijado común: este suele ser el más habitual porque es el que se emplea cuando se tiene que retirar una pintura acrílica, así como zonas esmaltadas o barnices que se hayan podido utilizar sobre la pared. En este caso, se puede llevar a cabo un lijado a mano utilizando tacos de lijado o papel de gramaje, aparte de realizar el proceso con lijadoras eléctricas.
  • Solventes: en algunos casos, cuando en la pared hay más de una capa de pintura o bien se han utilizado otros productos para decorar en determinadas zonas –lacas, goma de laca, plastificados, etc.– es preciso utilizar solventes. Para este paso es importante elegir el solvente específico para cada tipo de material y superficie y así eliminarlo sin problemas. El resultado es que la pared quedará completamente lisa y sin desperfectos. Tras dejar actuar el solvente –según el tiempo que se indique en el producto utilizado-, se tiene que proceder a lijar la pared con espátulas.
  • Decapantes: en el caso de que en tu pared se hayan usado productos acrílicos poliuretánicos o esmaltes sintéticos con aditivos –entre otros productos–, será necesario utilizar decapantes químicos. Debes emplearlo tal y como indica el producto elegido y siempre con mucho cuidado. A continuación, retíralo todo con la ayuda de una espátula y, tras dejar que se airee bien toda la habitación, ya puedes empezar con el lijado.
Cómo lijar una pared rápido - Cómo lijar una pared rápido

Tipos de lijadoras para lijar una pared según la superficie

Como hemos comentado en el apartado anterior, existen varios tipos de lijadoras eléctricas que conviene conocer con el fin de saber cuál es la más adecuada para lijar tu pared. Ten en cuenta que la lijadora se debe elegir en función de la superficie a lijar y del trabajo a realizar:

  • Lijar paredes gotelé o estucado: para lijar una pared rápido cuando esta tiene gotelé o estucado, lo mejor es utilizar una lijadora jirafa, ya que esta emplea discos más gruesos y bastos, además de tener un brazo más largo que otras lijadoras eléctricas para hacer más cómodo y fácil el lijado. No obstante, tras quitar la capa principal, luego conviene utilizar una lija de grano más fino, –de entre 100-120 mm–, para terminar el lijado y que no se produzcan desperfectos ni imperfecciones.
  • Lijadora de yeso y lija para pared cartón: cuando la pared es de cartón o yeso, lo recomendable es utilizar una lijadora de yeso, que es la que se emplea justo para este tipo de placas. Esta lijadora se caracteriza por tener una lija más fina, de unos 180mm, y ser menos potente. Habitualmente, la potencia suele ser de entre 700 y 800 watios.
  • Tabique enlucido: si la superficie a lijar es un tabique enlucido, lo más recomendable en esta situación es que utilices una lijadora eléctrica con una lija de mayor grosor en la primera pasada. Luego, puedes hacer uso de una lija de menor grosor para terminar el trabajo.

Sin embargo, también puedes tener en cuenta otro tipo de lijadoras eléctricas como las llamadas lijadoras orbital de pared, que son específicas para lijar paredes y permiten utilizar discos de diferente grosor, normalmente de entre 180 a 225 mm. Entre sus ventajas está que son más potentes que las de yeso, aunque pueden quedarse cortas para el caso del gotelé, según el modelo. De todos modos, estas lijadoras son bastante funcionales y puedes hacer que tu trabajo sea mucho más sencillo.

Consejos para no tardar horas en limpiar tras lijar la pared

Si alguna vez has lijado una pared, ya habrás comprobado que se hace mucho polvo. Además, este polvo tiene la particularidad de ser muy fino, por lo que cuesta bastante eliminarlo del todo y puede resultar perjudicial para la salud.

Realmente, no siempre es fácil evitar el polvo y, normalmente, se requieren unas cuantas horas para limpiarlo todo por completo. Sin embargo, hay algunos trucos y consejos que permiten reducir todo este trabajo:

  • Lijadora con aspirador: algunos modelos de lijadoras eléctricas suelen incorporar un aspirador, de manera que se va aspirando el polvo conforme se va lijando la superficie. Esto reduce mucho el tiempo de limpieza posterior.
  • Aspiradores: tras lijar una pared, una buena opción para la limpieza es utilizar un aspirador. No obstante, no suele ser suficiente con los que se emplean para la higiene del hogar, siendo conveniente emplear un aspirador industrial. Este tipo de maquinaria, a veces, se puede alquilar por un tiempo determinado en tiendas especializadas en reformas, decoración, bricolaje, etc. Si no quieres comprar una, puedes apostar por el alquiler.
  • Plásticos: para evitar la acumulación de polvo, lo mejor es utilizar plásticos para cubrir el suelo o los muebles. No es un remedio efectivo al cien por cien, pero por lo menos evitaremos una mayor acumulación de polvo y podrás dedicar menos tiempo a la limpieza. Eso sí, una vez hayas terminado de lijar la pared, el plástico debe retirarse con mucho cuidado para que no caiga polvo y manche todo el cuarto.

Desde unCOMO, esperamos haberte ayudado a lijar una pared rápido para que puedas reformar o decorar tu hogar sin demasiadas dificultades. Siempre es recomendable seguir los consejos de los expertos que encontrarás en las tiendas especializadas. Si no eres un gran "manitas" y ves que el trabajo puede complicarse, te aconsejamos que te pongas en contacte con un profesional.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo lijar una pared rápido, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Interiorismo y Decoración.

Escribir comentario sobre Cómo lijar una pared rápido

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo lijar una pared rápido
1 de 2
Cómo lijar una pared rápido

Volver arriba