Compartir
Compartir en:

Cómo pintar una puerta de chapa - trucos y materiales

Cómo pintar una puerta de chapa - trucos y materiales

Ahorrar viene bien y si hay algo que podemos hacer por nosotros mismos siempre nos saldrá más económico que tener que contratar a alguien para que nos lo haga. El tema del bricolaje es algo a lo que muchos tienen verdadera afición y se ven capaces de asumir cualquier arreglo que se dé en su casa, sin embargo, hay otro grupo que ante el mínimo contratiempo ya recurren a unas manos expertas.

En el artículo de hoy os invito a descubrir cómo restaurar vuestra puerta de chapa sin tener que recurrir a la ayuda de un profesional. Aunque en general se trata de una tarea muy sencilla, nunca viene mal conocer algunos eficaces trucos que nos faciliten la labor doméstica, y que ademas nos garanticen que la pintura durará en perfectas condiciones mucho más tiempo. ¿Quieres saber cómo pintar una puerta de chapa? Sigue leyendo el siguiente artículo de unCOMO y te lo explicamos.

Preparar la superficie de la puerta de chapa

El primer paso será preparar la superficie que vamos a pintar y para ello tendrás que limpiar la superficie a tratar. Esto es tan fácil como pasar una bayeta humedecida en agua con detergente común.

Sin embargo, el detergente no siempre será suficiente y dependiendo del caso es posible que necesites recurrir a otro tipo de productos. Por ejemplo, si se trata de una puerta exterior y encuentras hongos provocados por culpa de la humedad, lo mejor es limpiarla con agua y lejía. Por otro lado, si la puerta de chapa presenta manchas de grasa, el producto que deberás utilizar para eliminarlo será el aguarrás.

Aclarado y lijado de la puerta

Una vez que la puerta esté perfectamente limpia, acuérdate de aclarar la superficie con abundante agua y secar con un trapo. El siguiente paso será lijar la puerta de chapa con una lija fina o bien con un cepillo de alambre, lo que más cómodo te resulte dependiendo de la naturaleza y forma de la puerta.

Una vez terminado este paso deberás volver a limpiar la puerta para retirar los restos de suciedad provocados por la lija ya que, de no hacerlo, el proceso de pintar la puerta resultaría desastroso.

Desoxidar la puerta

Una vez la puerta de chapa ya esté limpia y lijada, el último paso antes de pintar la puerta será comprobar que no haya ninguna zona de la puerta que esté oxidada. En caso de que localices partes afectadas por el óxido, deberás recurrir a un producto especial para este tipo de tareas, como por ejemplo un convertidor de óxido y con color incorporado. No olvides que en el mercado del bricolaje existen infinidad de productos y de una amplia variedad de marcas que resultarán también muy útiles para una correcta reparación.

Dar una doble capa de pintura

Por último, sólo me falta recordarte que debes dar dos capas de pintura, esperando el tiempo que el fabricante especifique en el envase entre cada una de ellas. Como has podido ver, y tal y como te habíamos prometido, pintar una puerta de chapa es una tarea muy sencilla y rápida, con la que te ahorrarás una interesante cantidad de dinero al no tener que pagar los servicios de un profesional.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo pintar una puerta de chapa - trucos y materiales, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Bricolaje y Remodelación.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo pintar una puerta de chapa - trucos y materiales

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo pintar una puerta de chapa - trucos y materiales
1 de 2
Cómo pintar una puerta de chapa - trucos y materiales