Compartir
Compartir en:

Cómo podar un limonero

Cómo podar un limonero

El limonero es un árbol muy fructífero, pero para conseguir que dé frutos hay que darle un cuidado específico y constante. Si tienes un huerto y quieres plantar un árbol de limón, deberás saber que después de plantar el esqueje tienes que esperarte tres años a que crezca para poder podarlo. Además, tienes que conocer detalles como que el limonero, también conocido como agrio, es un árbol de hoja perenne, que tiene la época de floración a partir del mes de marzo.

Si quieres saber cómo podar un limonero sigue leyendo este artículo de unCOMO y prepara tu árbol para tener una primavera llena de frutos y flores.

También te puede interesar: Cómo cuidar un limonero
Instrucciones:
1

Tras haber logrado plantar un limonero y haber esperado un tiempo, prepara tu árbol para la poda. Los mejores meses para podar un limonero son enero-febrero y junio-julio es decir, justo antes o después de su época de floración.

Empieza por podar todas las ramas que estén en mal estado. El objetivo de la poda es dirigir la salvia del árbol hacia arriba, de manera que se reparta de la forma más directa posible de las raíces hasta su copa.

Por eso, empieza por desechar todas las ramas de tu árbol que no lleven a ninguna parte y que, por eso mismo, estén taponando la vía principal, es decir, el tronco.

2

Poda todas las ramas inferiores y equilibra los lados del árbol, asegurándote que haya la misma cantidad de ramas a un lado y al otro para equilibrar el peso de la copa del limonero.

Vigila especialmente los chupones o brotes que surjan del tronco, ya que pueden pertenecer a esquejes de otras plantas que van a alimentarse de tu limonero e impedirán que la salvia cumpla con su cometido principal: hacer que tu limonero sea un árbol fuerte.

3

Selecciona tres ramas principales que sean fuertes y se alineen de una forma equilibrada con el tronco. Estas tres ramas principales del limonero serán las encargadas de aguantar el fruto. Por lo que apúntate que a partir de ahora el objetivo de tu poda será mantener tanto el tronco como estas tres ramas en perfecto estado. Y para ello deberás podar todas las demás ramas y brotes que surjan de ellas (o él) para asegurarte de que todos los nutrientes aportados por el riego llegan hasta ellas y las hacen crecer fuertes.

4

Corta las puntas de las ramas secundarias que salgan de las tres principales. Aquí se trata de que podes todo aquel despunte que se vea débil y dejes sólo las ramas de tu árbol que se vean más fuertes. Deja tan solo despuntes de 20 cm en las ramas que estén bien dirigidas y que formen parte de las tres principales. Es decir, si hay ramas que tapan la luz o salen giradas, o en general, tu veas que molestan al tronco del limonero, córtalas desde la base.

Es más, si hay una rama principal muy larga y tiene un brote que sale de ella, corta la rama hasta donde empieza el brote, de manera que la terminación de la rama principal se convierta en la nueva.

5

Cuando hayas acabado tu primera poda, nunca antes de los tres años, deberás tener un limonero limpio, con una copa pequeña y tan sólo las tres ramas principales, con algunas terminaciones de aproximadamente 20 cm sobre ellas.

No te preocupes si parece que se ve pequeño, durante la primavera tendrás un limonero más fuerte.

6

En cuanto llegue la primavera y veas los primeros frutos y flores, deberás cortarlos para ayudar a que los próximos sean más fuertes. Es una práctica que a veces cuesta mucho esfuerzo, ya que sabe mal tener que eliminar los primeros limones de nuestro árbol. Pero es algo que recomiendan mucho los especialistas para sanear los limoneros.

7

Los limoneros funcionan así: cuanto más vigoroso es el árbol, más ligera debe ser la poda; y al revés, un limonero debilitado debe podarse con severidad para conseguir que crezca sano y fuerte. Debes podarlo en profundidad una vez al año, antes o después de la floración: enero-febrero o junio-julio, y el resto del año practicar una poda de mantenimiento:

Poda de mantenimiento del limonero

Consistirá en sanear el árbol durante el año, quitando las ramas muertas y mal dirigidas. Así como todas las pequeñas ramitas con hoja abundante que pudieran taparle la luz a tu árbol de limón.

Recuerda que lo importante es:

  • Dirigir la salvia hacia las ramas principales para que crezcan fuertes.
  • Evitar la copa abundante para que le toque el sol a todo el limonero.

Siguiendo todos estos consejos lograrás un bueno cuidado de un limonero y podrás disfrutar de sus frutos y flores cada año.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo podar un limonero, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Jardinería y plantas.

Consejos
  • No podar limoneros menores de tres años.
  • Quita los primeros frutos que dé el árbol para que los siguientes salgan más fuertes.
  • Impide que tu limonero tenga una copa muy grande, pues la sombra le tapará la luz y no podrá realizar bien la fotosíntesis en la parte baja.
  • Poda tu limonero rama por rama, cuidando que las hojitas no se vuelvan muy abundantes y que no haya brotes mal dirigidos.
Comentarios (2)

Escribir comentario sobre Cómo podar un limonero

¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Gloria
Tengo un limonero desde hace 10 años aprox. Cuando lo compré tenía un limón y desde entonces sólo hemos cogido 5 limones. lo tengo en un jardín en Toledo. No tiene problemas de luz. Cuando llega la primavera se llena de flores pero lamentablemente al cabo de un mes se empiezan a caer y algún año queda 1 o 2 flores. Está muy bonito pero no consigo que de limones. Por favor, podrían decirme cual es el problema?. Muchas gracias.
Su valoración:
Francisco Arroyo
Encuentro muy interesante el articulo, aunque creo que falta recomendación de climas y temperaturas, yo he plantado ya tres en distintos años. Ninguno ha sobrevivido (zona Gelida (Barcelona)

Cómo podar un limonero
1 de 3
Cómo podar un limonero