Compartir

Cómo quitar las manchas de sangre si te cortas

 
Por Julián Arellano Gutiérrez. Actualizado: 11 febrero 2019
Cómo quitar las manchas de sangre si te cortas

Para mucha gente, las manchas de sangre son una auténtica pesadilla, puesto que son una de las más complicadas de eliminar de cualquier tipo de tejido. Además al podar o cortar cualquier producto ya sea en la cocina o en cualquier otro lugar tenemos una variable que es el estado de la hoja o cuchillo con la que nos hemos cortado. Por este motivo debemos tener especial atención en como limpiar la herida y como limpiar después la sangre.

Lavar cuanto antes la ropa

Como acabamos de explicar, siempre que sea posible, es indispensable que trates la ropa y te pongas a lavarla lo antes posible. Si la sangre está fresca es mucho más sencillo eliminarlade la ropa, mientras que cuanto más seca esté, más se adherirá al tejido y dificultará la tarea de volver esa prenda a su estado original. En este caso, la pereza puede ser un gran enemigo para salvar tu ropa blanca.

Nunca uses agua caliente

Otro de los aspectos clave para que la sangre salga con éxito es que utilices agua fría para lavarla. Aunque a simple vista pueda parecer algo extraño, la realidad es que siempre se debe utilizar agua fría para limpiar la sangre de la ropa blanca. En lugar de eliminarla, el agua caliente provoca que la sangre se fije aún más en las fibras de la ropa, impregnándola y haciendo más difícil sacarla, razón por la cual jamás debes utilizarla. Además, el agua caliente puede hacer que algunas prendas encojan, como podría ser el caso de la ropa de algodón blanco.

Curar la herida del corte

Para curar una herida, lo primero que deberás hacer es valorar el grado de gravedad de esta. Es importante que lo hagas de forma inmediata, ya que hay heridas leves que fácilmente podrás limpiar y tratar tú mismo en casa pero, sin embargo, hay otras que pueden requerir puntos de sutura y la intervención de personal sanitario. Especialmente, se deberá solicitar asistencia médica cuando:

  • La herida no para de sangrar a pesar de ejercer la presión adecuada o si después de limpiarla, empieza a sangrar de nuevo.
  • Si no se puede hacer una limpieza adecuada de la herida o en su interior hay algún objeto.
  • Si se trata de una herida grande y bastante profunda, la cual te genera dudas sobre si necesita o no puntos de sutura.
  • En caso de que la herida se haya producido como consecuencia de la mordida de un animal o humana o una quemadura.
  • Si la herida podría afectar gravemente a zonas como la cara, el cuello o el área genital.
  • Si la herida huele mal o emite un olor desagradable.

Corte grave y profundo

En el caso de que exista sangrado, lo principal es detener la hemorragia cubriendo la herida con una gasa o un pañuelo limpio que no suelte pelusa y ejercer una ligera presión para comprimirla. Es fundamental que no entres en contacto con la sangre de la herida en ningún momento, trata solo de parar el sangrado de esta forma hasta que veas que la sangre deja de fluir.

Productos quitamanchas

Más allá de productos caseros, que pueden ser útiles y efectivos si no tenemos nada más a mano, lo más recomendable es utilizar productos quitamanchas, es decir, productos que han estado específicamente diseñados para este fin.

En estos casos, KH7 es una de las marcas más conocidas para quitar manchas, además, tienen una gama de distintos productos llamados "Sin Manchas" que se pueden utilizar dependiendo de las necesidades que tengamos en cada momento. A diferencia de los trucos anteriores, su aplicación no tiene ningún tipo de complicación, pues basta con pulverizarlo sobre la mancha y esperar 5 minutos a que haga su efecto antes de lavarla.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo quitar las manchas de sangre si te cortas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Jardín y césped.

Escribir comentario sobre Cómo quitar las manchas de sangre si te cortas

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo quitar las manchas de sangre si te cortas
Cómo quitar las manchas de sangre si te cortas

Volver arriba