Cómo usar amoníaco para la madera

Cómo usar amoníaco para la madera

El amoníaco es un gran limpiador para el hogar pero a diferencia de otros productos de limpieza, es natural y no produce irritaciones en la piel ni daña los materiales, siempre que se utilice correctamente. El aroma del amoníaco es fuerte, por lo que muchas personas no lo toleran, pero si no es tu caso, puedes utilizarlo para limpiar las superficies de madera de tu hogar ya que es perfecto para ellas y no las estropea. Siempre debe diluirse en agua para que no sea peligroso para la salud, ya que puede irritar las mucosas, también debe utilizarse siempre en lugares ventilados. En unComo.com queremos enseñarte cómo usar amoniaco para la madera y así poder tener tus muebles en las mejores condiciones.

Pasos a seguir:
1

El amoniaco es un potente desinfectante y limpiador pero debe utilizarse de forma correcta para no provocarnos problemas respiratorios o irritaciones. Para ello deben mezclarse 1 parte de amoniaco con 4 partes de agua.

Esta medida es completamente efectiva para la limpieza de la madera e inocua para la salud. De todas maneras, el amoniaco tiene un olor muy penetrante y fuerte, por lo que debes tomar ciertas precauciones para su uso.

Evita manipular el amoniaco con las manos desnudas. Aunque diluido no tiene porque provocar irritaciones, algunas personas sensibles pueden sufrir dermatitis de contacto debido a que su piel no está habituada a esta sustancia. Tampoco utilices la mezcla de amoniaco y agua en lugares pequeños y sin ventilar, ya que se trata de un elemento irritante por su olor tan penetrante.

En unComo te damos algunos consejos para usar el amoniaco para limpiar.

2

El amoniaco es útil y seguro como limpiador de madera pero algunos acabados, como pinturas o barnices especiales, pueden ser decolorados con el uso de amoniaco. Para evitar problemas con los muebles u objetos de madera de tu hogar es recomendable que realices primero una prueba para descartar que el amoniaco los decolore.

Aplica un poco de producto impregnado en un trapo en la una parte escondida del mueble para comprobar si el amoniaco modifica el color. En caso afirmativo deberás utilizar un limpiador suave especializado en madera y en el acabado en cuestión.

3

Para aplicar el amoniaco en la superficie a tratar debemos ser cuidadosos ya que la madera es delicada y se debe evitar exponer al exceso de humedad. La humedad puede provocar en la madera el crecimiento de moho y modificar su estructura, provocando su expansión o deformidad.

Aplica la mezcla de amoniaco y agua en un trapo, empápalo con ella y escúrrelo para evitar que tenga un exceso de humedad. Aplica sobre la superficie y enjuaga después con un paño húmedo muy escurrido.

En unComo te descubrimos 10 usos del amoniaco para que sepas todas las formas con las que puedes usar este producto.

4

Tus muebles de madera que se encuentran en el exterior o en habitaciones cerradas con mucha humedad pueden mancharse de moho y estropear el mueble. Para solucionar el problema puedes recurrir al amoniaco.

Impregna un trapo húmedo con amoniaco poco diluido y frota enérgicamente en las partes donde ha crecido el moho. Repite la operación hasta que el trapo aparezca limpio. Verás como recuperan su aspecto habitual y podrás disfrutar de ellos más tiempo.

En definitiva, el amoniaco es un limpiador potente y efectivo para las superficies de madera que debe ser utilizado correctamente para evitar problemas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo usar amoníaco para la madera, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Limpieza del hogar.