Compartir

Cómo usar el almidón de maíz

Por Pablo Roca. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo usar el almidón de maíz

El almidón de maíz, más conocido como maicena, es un producto cuya popularidad se basa en su usos culinarios, especialmente para las personas celíacas. No obstante, sus usos se extienden más allá de la cocina, dejando a nuestra disposición variedad de opciones que nos permiten solucionar pequeñas situaciones cotidianas que se convierten en grandes problemas. Como se suele decir: más vale maña que fuerza, y en determinadas ocasiones, esta sustancia puede suponer una aliada infalible y aliviar muchos quebraderos de cabeza. Por ello, en unComo vamos a explicarte cómo usar el almidón de maíz.

También te puede interesar: Consejos para la limpieza del hogar
Pasos a seguir:
1

El almidón de maíz en cocina sirve para elaborar panes, cereales y pastas. La ventaja que supone este producto, es que permite su consumo por parte aquellas personas intolerantes al gluten. Es una buena forma de hacer dieta, puesto que un bajo consumo de alimentos elaborados con maicena permiten saciarse con facilidad y durante un tiempo prolongado. Asimismo, es rico en fibra, la cual se ha demostrado que contribuye a reducir el peso corporal y combatir la ansiedad por la sensación de hambre. Del mismo modo, la fibra ayuda a mejorar el tránsito intestinal y acabar con el estreñimiento.

Cómo usar el almidón de maíz - Paso 1
2

A pesar de los usos de la maicena en la cocina y como producto para adelgazar, se puede emplear para cantidad de situaciones que explicaremos a continuación.

En primer lugar, los usos del almidón de maíz pueden ser para limpiar diferentes materias de superficies del hogar:

  • Quitar manchas de aceite. En el caso de que el aceite haya machado la alfombra, u otras superficies con materiales como el cuero, usar almidón de maíz permitirá acabar con las manchas. Tan solo hay que impregnar las manchas con aceite de maíz y esperar todo la noche a que haga efecto. Al día siguiente, hay que frotar con un cepilla la superficie impregnada de almidón de maíz para que la mancha desaparezca.
  • Muebles y superficies de madera. En el caso de que las maderas del suelo chirríen por el paso de los años, esparcir almidón de maíz por la superficie tratando que se cuele por los separaciones hará que deje de hacer ruido. Asimismo, otro uso de este producto es el de quitar la cera de los muebles de madera. Para ello, una vez hayamos rociado nuestros muebles con cera, agregamos un poco de almidón de maíz para un acabo perfecto.
  • Limpiar ventanas. Una buena forma de acabar con la suciedad de los cristales es limpiando las ventanas con una mezcla de almidón de maíz y jugo de un limón, junto con un poco de vinagre y agua. Después, introducimos el contenido en un recipiente spray y rociamos las ventanas. Verás cómo el almidón de maíz deja tus ventanas impecables.
  • Lustrar plata. Podemos disponer de diferentes objetos de plata que con el tiempo han perdido su brillo. Usar el almidón de maíz con un poco de agua es una buena opción para volver a recuperar el brillo inicial. Debemos impregnar los objetos y esperar a que se sequen. Posteriormente, los limpiamos con un trapo seco.
Cómo usar el almidón de maíz - Paso 2
3

Otros de los usos que podemos hacer del almidón de maíz es quitar manchas de sangre de la ropa, algo que en ocasiones puede resultar verdaderamente difícil. Para ello, mezclamos almidón de maíz con agua hasta que obtengamos una pasta. La agregamos a las manchas de la ropa y frotamos un poco. Posteriormente, esperamos a que la macha se seque y limpiamos los restos con un cepillo. Del mismo modo, podemos usar el almidón de maíz para limpiar manchas de grasa de la ropa. Como podemos ver, las manchas en la ropa son un problema, pero algunas implican una mayor dificultad para poder extraerlas, como las manchas de tinta. Para poder extraerlas, tan solo debemos mezclar almidón de máiz y leche, aplicarla sobre la mancha y esperar unas horas hasta que se seque. Después, seguimos el mismo paso de las manchas anteriores, utilizando un cepillo para quitar los restos de almidón de maíz y dejar la ropa impecable.

Cómo usar el almidón de maíz - Paso 3
4

El almidón de maíz también puede utilizarse para tratar algunos problemas relacionados con la piel y el pelo. En el caso de que se sufra de pie de atleta, unos hongos que aparecen en los pies provocando que estos se agrieten, usar almidón de maíz impedirá el agrietamiento y el quemazón. Otro uso que le podemos dar a este producto es el de desodorizante de pies, introduciendo un poco en el interior de los zapatos. En el caso de que tus zapatos huelan mal, dejarlos en reposo durante toda una noche con un poco de almidón de maíz hará que te deshagas del mal olor. En el caso de que tengas la piel quemada por el sol, usar almidón de maíz permitirá aliviar el dolor y ardor de la zona afectada. Para ello debes hacer una pasta de agua y almidón de maíz y dejar que actúe sobre la piel dañada. Asimismo, mezclar una cucharada de almidón de maíz, una cucharada de glicerina y una taza de agua, permite obtener un excelente limpiador facial. Debemos aplicarlo en la cara durante unos 30 minutos y después limpiar con agua. Usar almidón de maíz también es eficaz par acabar con la sudoración excesiva. Tan solo hay que mezclar el producto con agua y aplicarlo en la zona afectada.

Cómo usar el almidón de maíz - Paso 4

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo usar el almidón de maíz, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Limpieza del hogar.

Escribir comentario sobre Cómo usar el almidón de maíz

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo usar el almidón de maíz
1 de 5
Cómo usar el almidón de maíz

Volver arriba