Compartir

Cómo usar la creolina para las pulgas

 
Por Eva Sereno. 27 junio 2018
Cómo usar la creolina para las pulgas

Con la llegada del verano y de las temperaturas elevadas, proliferan más los insectos y también los parásitos externos. De hecho, es muy habitual que pulgas o garrapatas afecten más a los perros, extendiéndose en consecuencia la presencia de estos "bichitos" al hogar. Y es que no hace falta que los animales estén en cuadras o granjas para que se vean afectados por estos pequeños insectos. También en la ciudad se puede producir el contagio. Además, la casa no solo se llena de pulgas por las mascotas. Otros factores como una inadecuada higiene son caldo de cultivo para ellas.

Entre los remedios para eliminarlas está la creolina. Un producto que conviene emplear bien para no generar problemas en la salud humana o en los animales de compañía. En unCOMO te explicamos cómo usar la creolina para las pulgas.

También te puede interesar: Cómo usar la creolina para las chinches

Qué es la creolina y para qué sirve

A pesar del pequeño tamaño de las pulgas, acabar con ellas por completo es difícil. Un motivo por el que se necesitan productos específicos que permitan eliminarlas. Uno de los más utilizados es la creolina, que es un desinfectante natural.

Este producto se extrae de la destilación seca de la madera, extrayéndose de los vapores que se producen en este proceso el aguarrás vegetal o esencia de trementina. El residuo que queda es como una especie de masa de tono oscuro, que presenta un aspecto muy similar al de un sirope, aunque su nombre varía porque es la creosota.

Esta sustancia está formada por fenol o ácido fénico y cresol o ácido cresílico, lo que le confiere un gran poder desinfectante que es empleado en múltiples productos como los que se usan para acabar con las pulgas. Esta es la base de la creolina, que se puede comprar en droguerías o tiendas especializadas bajo diferentes marcas.

Cómo usar la creolina para las pulgas - Qué es la creolina y para qué sirve

Precauciones antes de usar la creolina para acabar con las pulgas

Aunque la creolina sea un desinfectante natural, hay que tener cuidado con su uso porque tiene un cierto nivel de toxicidad, que va más allá de las afecciones en el sistema respiratorio que se pueden originar por su fuerte olor.

El principal problema está en los fenoles, que es su parte más tóxica. Entre las consecuencias para la salud están los problemas gastrointestinales, aparte de producirse también afecciones hepáticas o renales como un oscurecimiento de la orina e, incluso, neurológicas. También es posible tener anemia hemolítica. Normalmente, estas afecciones se producen al entrar en contacto la creolina con la piel.

Sus consecuencias aún pueden ser más nocivas, puesto que hay algunas investigaciones que lo relacionan con el cáncer, aunque son estudios que no están corroborados al cien por cien.

Lo más recomendable, siempre que vayamos a utilizar este producto, es emplear guantes de caucho, gafas protectoras y una mascarilla. Además, es bueno llevar ropa que no se use frecuentemente y que no importe si hay que tirarla por si se ha manchado. Si se puede, lo mejor es ponerse un mono de caucho.

Primeros pasos antes de utilizar la creolina para eliminar pulgas

Antes de utilizar la creolina, es importante detectar cuál es el foco de origen de la aparición de las pulgas, además de localizar las larvas. En caso contrario, nunca se podrá acabar con ellas, lo que ya es difícil de por sí por su pequeño tamaño y su capacidad para esconderse. De esta manera, ante la presencia de pulgas, se deben seguir estos pasos:

  1. Realizar una limpieza en profundidad de la estancia en concreto y de toda la casa en general.
  2. Prestar especial atención a somieres y colchones, ropa de cama o entre otra ropa textil del hogar, así como a alfombras y sofás porque son sitios que gustan mucho a las pulgas. Si algún artículo está muy infectado, es mejor tirarlo directamente.
  3. Si en el hogar hay animales, hay que quitar las pulgas a la mascota y limpiar muy bien en todas las zonas en las que está habitualmente. No hay que olvidar que estos "bichitos" se alimentan de la sangre de nuestras mascotas, por lo que es común que las larvas estén donde pasan tiempo los animales de compañía tumbados.

Esta limpieza se debe hacer con productos y jabones desinfectantes, además de poder aspirar el textil o utilizar la vaporeta.

Puede que también te interese Cómo eliminar pulgas y garrapatas del jardín.

Cómo usar la creolina para las pulgas

Una vez se ha hecho ya esa limpieza previa, es el momento de aplicar la creolina para acabar con las pulgas de forma definitiva. En general, cuando se compra el producto en los establecimientos comerciales, suelen venir indicaciones de su uso, que pueden variar en función del nivel de fenoles. Y es que no es lo mismo una vivienda que tener que desinfectar una cuadra de caballos.

De todos modos, se pueden dar unas pautas genéricas de uso de este producto para acabar con estas "inquilinas" tan molestas y que no han sido invitadas a hospedarse en casa:

  1. Preparar la solución con el producto: lo más habitual es tener que mezclar la creolina con un poco de agua. Normalmente, es un 10% de agua, pero es importante leer las instrucciones porque, si la mezcla no se hace bien, se pierde efectividad.
  2. Cepillar: esa solución tiene que extenderse por toda la zona afectada que sea superficie firme, lo que se puede hacer con la ayuda de cepillos, fregonas o esponjas, entre otros utensilios. No hay que olvidarse de que también debe aplicarse en suelos, paredes y techos.
  3. Textiles: en el caso de algunos textiles, será conveniente hacer una pulverización con el producto por toda la ropa de cama, edredones o alfombras.
  4. Actuar: este producto tiene que dejarse actuar entre diez minutos y media hora como mínimo.
  5. Enjuagar: tras haber dejado actuar la creolina, es el momento de enjuagar con abundante agua para eliminar bien el producto.
  6. Ventilar: antes de utilizar la habitación o la estancia en la que se haya aplicado la creolina, es conveniente ventilar bien para que se vaya todo el olor.
  7. Repetir: este proceso (desde la limpieza más profunda hasta el uso de la creolina), será conveniente repetirlo durante, al menos, 15 días o bien hasta comprobar que ya no hay pulgas. Además, se recomienda pintar las paredes y el techo de las habitaciones que se hayan visto afectadas.

Con estos consejos sobre cómo usar la creolina para las pulgas podrás acabar con ellas. Desde unCOMO siempre te recomendamos que consultes con profesionales y expertos la solución más adecuada si tienes este problema en casa.

Cómo usar la creolina para las pulgas - Cómo usar la creolina para las pulgas

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo usar la creolina para las pulgas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mantenimiento y seguridad en el hogar.

Escribir comentario sobre Cómo usar la creolina para las pulgas

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo usar la creolina para las pulgas
1 de 3
Cómo usar la creolina para las pulgas

Volver arriba