menu
Compartir

Por qué mi nevera no enfría

 
Por Brian Calvo Sánchez. 26 febrero 2021
Por qué mi nevera no enfría

La nevera es uno de los electrodomésticos más importantes en un hogar. Conservar los alimentos depende fundamentalmente de su buen funcionamiento, ya que si no lleva a cabo correctamente el proceso de refrigeración se echarían a perder muchos productos. Por ello, es muy importante realizar unas acciones básicas de cuidado y mantenimiento del frigorífico.

Teniendo en cuenta el papel importante de la nevera para la conservación de los alimentos en casa, debes comprobar con frecuencia si funciona correctamente. En ocasiones, el electrodoméstico puede fallar y dejar de enfriar. Si te preguntas "¿por qué mi nevera no enfría?" y quieres conocer las causas principales y qué hacer ante esta situación, en unCOMO te recomendamos que sigas con la lectura de este artículo.

Mala regulación del termostato

Uno de los motivos por los que la nevera no enfría es una regulación del termostato incorrecta. Cuando se estrena el electrodoméstico, existe la tentación de bajar bastante los grados del termostato para que el frigorífico enfríe mucho y con rapidez. Como contraposición, el gasto energético es más elevado y por ello algunas personas deciden subir la temperatura de la nevera. Con esta acción y en ambientes más calientes, el electrodoméstico puede tener problemas para enfriar, notándose especialmente en el estado de los alimentos.

Te recomendamos leer estos otros artículos sobre Cómo saber si el termostato de mi refrigerador está dañado y Cómo regular el termostato del refrigerador.

Por qué mi nevera no enfría - Mala regulación del termostato

Clase climática

El término clase climática en una nevera es el que establece la temperatura ambiente en la que funciona con normalidad. Aunque dependa de las indicaciones de cada fabricante, en términos generales se estipula que un frigorífico debe encontrarse en una temperatura que oscile entre los 16 oC y los 32 oC.

En cocinas o despensas con temperaturas superiores a las señaladas, probablemente la nevera tenga problemas para enfriar.

Apertura constante de la puerta

Si alguna vez has pensado "mi nevera no enfría pero el congelador sí", calcula cuántas veces abres la puerta del frigorífico. Si la frecuencia es muy alta, posiblemente sea la causa principal.

En épocas de mucho calor, abrir la puerta de la nevera constantemente provoca que el calor se meta en el interior del frigorífico, a la vez que sale el frío, y ralentice el proceso de enfriamiento. Debido a ello, te encontrarás comida y bebida caliente o poco fría.

Por qué mi nevera no enfría - Apertura constante de la puerta

Espacio escaso de ventilación

Optimizar al máximo la capacidad y los espacios de la nevera es crucial para que enfríe bien. Hay que optimizar el espacio, lo cual no significa llenarla al máximo. Si la llenas excesivamente, el frío no podrá llegar bien a todos los alimentos.

Además, dificultarás la refrigeración del electrodoméstico obstruyendo algunas salidas de aire. La ventilación del frigorífico es primordial para optimizar la potencia de frío. Si no dispone del espacio suficiente para expulsar todo el aire caliente, su rendimiento será ineficaz y no enfriará correctamente.

Nevera desenchufada

¿En algún caso has pensado "mi nevera no enfría ni congela"? En este contexto es muy importante que compruebes si el electrodoméstico está bien enchufado a la corriente eléctrica. Parecerá algo absurdo, pero en ocasiones se desenchufa o se afloja el enchufe por algún movimiento.

Si está desenchufado, será imposible que el frigorífico enfríe y congele. Para comprobarlo, puedes observar si los controles y las bombillas funcionan correctamente, emite los ruidos habituales debido a la refrigeración, mirar si el cable está enchufado en la pared o si tiene alguna parte rota en el punto en el que sale de la nevera o a lo largo del propio cable. Incluso, si todo esto parece estar bien, asegúrate de que la corriente eléctrica de esta parte de tu casa funciona, para ello prueba a enchufar en ese punto otro aparato y comprobar si funciona o no y revisa los diferenciales.

Aquí te puedes informar sobre Cuánto hay que esperar para enchufar una nevera.

Por qué mi nevera no enfría - Nevera desenchufada

Problemas técnicos

Otros problemas que pueden provocar que te des cuenta de que tu refrigerador no enfría y tiene un mal rendimiento son los de carácter técnico. La congelación de las juntas, fugas del gas refrigerante, obstrucciones en el ventilador o suciedad en el condensador son algunos de los principales problemas técnicos de la nevera.

Cuando detectes que el frigorífico no enfría y hace ruido, probablemente se deba a alguna de estas causas técnicas. Por ejemplo, aquí puedes aprender sobre Cómo saber si le falta gas a la nevera.

Por qué mi nevera no enfría - Problemas técnicos

Qué hacer si la nevera no enfría

Tras descubrir las principales causas que responden a la pregunta de por qué la nevera no enfría, en unCOMO queremos ayudarte a paliar este problema. Por ello, te damos los siguientes consejos sobre cómo arreglar una nevera que no enfría:

Regulación del termostato

Baja la temperatura de la nevera para que se enfríen los alimentos. Regula el termostato a un nivel intermedio, es decir, en la mayoría de tipos de nevera hay que ponerlo entre 4 y 5 grados. Consulta las instrucciones de uso de tu nevera para tener este punto más claro.

Reubicar la nevera a una zona fresca

Si el problema es una temperatura ambiente de la estancia muy alta, cambia la ubicación del frigorífico y colócalo en un lugar más fresco. Evita exponerlo al contacto directo con el sol y a fuentes de calor como la calefacción, el horno y el lavavajillas.

Abrir menos la puerta

Una acción tan sencilla como abrir con menos frecuencia la puerta de la nevera ayudará a que enfríe correctamente. Esta medida es especialmente útil en verano: piensa qué alimentos necesitas o qué vas a beber con antelación para abrir menos veces la puerta del frigorífico.

Ventilación

Para solucionar problemas de ventilación del frigorífico, procura despegarlo bastante durante un tiempo de la pared. Después, colócalo dejando más espacio entre la pared y la parte trasera del electrodoméstico. Tampoco llenes excesivamente las baldas para dejar espacio y que así se pueda mover mejor el aire interior.

Limpieza del ventilador y el condensador

Aunque no es sencillo acceder al ventilador y al condensador de la nevera, procura limpiarlos, al menos cuando el electrodoméstico dé bastantes problemas, para optimizar así su rendimiento. Desmonta la rejilla del ventilador para comprobar que no está obstruido y, en el caso del condensador, lee el manual del fabricante para encontrarlo y limpiarlo correctamente.

Descongelar la nevera

Cuando produzca hielo, es conveniente descongelar el frigorífico. De lo contrario, los alimentos no se enfriarán como es debido y no se conservarán de manera adecuada.

Llamada a un técnico por el termostato roto

Si la nevera está enchufada y el motor no produce ningún ruido, probablemente sea porque el termostato se ha roto y, por ello, el frigorífico no enfriará. Para solucionar este problema, llama y contrata los servicios de un técnico especialista.

Ahora que ya sabes por qué tu nevera no enfría o no enfría lo suficiente y qué puedes hacer al respecto, te aconsejamos leer también este otro artículo sobre Cómo organizar la nevera y, así, puedas aprender a usarla de forma más eficiente.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué mi nevera no enfría, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mantenimiento y seguridad en el hogar.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué mi nevera no enfría
1 de 5
Por qué mi nevera no enfría

Volver arriba